Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.
Generalmente, con algunas excepciones, las cantidades son para cuatro personas.

lunes, 15 de febrero de 2010

Orejas de carnaval (orellas de entroido)


Las orejas son un postre típico de Galicia en los Carnavales, el postre que acompaña un buen cocido o una laconada.
Como es un dulce tan popular existen una gran diversidad de recetas, a mí me agrada hacerlas muy finas, crujientes, más bien pequeñas y sobre todo que no queden aceitosas. No me gusta formarles el pliegue característico que pretende darles la forma de una oreja; pero si queremos que adopten esa forma las estiraremos mas ovaladas y al echarlas a la sartén, con un tenedor les haremos una pequeña doblez en el centro de uno de sus lados. 

Ingredientes:
1 huevo
40 grs. de mantequilla o manteca de vaca
125 ml. de agua
50 ml. de anís (licor)
1/2 kg. de harina normal
Una pizca de sal
Ralladura de limón (optativa)
Aceite para freír (de oliva suave o girasol)

Ponemos el agua a calentar con una pizca de sal y la mantequilla, cuando ésta esté disuelta retiramos y dejamos hasta que esté templada.
Echamos la harina en un bol, le ponemos el huevo, el anís, la ralladura de limón y el agua tibia con la mantequilla disuelta. Amasamos, si vemos que está muy pegajosa le ponemos algo más de harina y si nos pareciese que está demasiado seca añadimos una poquita de agua, ya que  depende del tamaño del huevo, la clase de harina.... Yo hoy poniendo esas cantidades me salió perfecta.
Tiene que resultar una bola de una masa elástica y que no se pegue a las manos.
Dejamos reposar media hora.



Formamos pequeñas bolitas del tamaño de una nuez. Hacemos unas cuantas y mientras las estiramos y freímos tapamos la masa que queda para que no se reseque.





Se estiran muy finas. Yo me ayudo de aceite con el que unto las manos, las bolitas y el rodillo. También nos podríamos ayudar con harina pero al freírlas manchan mucho el aceite y tendríamos que cambiarlo varias veces.







Las levantamos del mármol y las estiramos con las manos al echarlas a la sartén.






Ponemos a calentar el aceite aromatizándolo con una piel de limón o naranja, cuando esté tostada la sacamos.







Las freímos en aceite medianamente caliente hasta que tomen color.
Las retiramos sobre papel absorbente y las espolvoreamos con azúcar. Podemos utilizar azúcar glas pero a mí me gusta más el común.


Para freírlas me ayudo con una pinza, resulta muy cómoda, tanto para darles la vuelta, como para retirarlas y escurrir bien el aceite.
Aunque a mí me gusta más poner anís (licor), si preferimos, lo podemos sustituir por esencia de anís pero entonces aumentaremos el agua a 175 ml.


No hay comentarios:

Publicar un comentario