Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.

lunes, 28 de julio de 2014

Bonito embotado en crudo


Hasta ahora siempre que puse bonito en conserva lo hice cociéndolo primero y luego metiéndolo en los tarros, que posteriormente llenaba de aceite, para luego hervirlos al baño de maría. (receta aquí)
Últimamente llegó a mis oídos que se podía embotar en crudo, de modo que me puse a investigar  y opté por hacerlo así.
Los resultados me parecieron muy satisfactorios, ya que a esta nueva manera de prepararlo solamente le encontré ventajas.
Primeramente nos libramos de olores fuertes en la cocina, el bonito al embotarlo en crudo es más maleable y se adapta mejor a los botes, pudiendo llenarlos con más cantidad, al llevar más bonito cada bote es menor la cantidad de aceite que tenemos que poner y no se pierde nada de sabor del pescado en el agua de cocerlo, quedando más sustancioso.
Al prepararlo en crudo el bonito merma más en los botes, el aceite se mezcla con jugo que suelta y se pueden formar unas pequeñas bolitas gelatinosas que es como el jugo concentrado.
De todas maneras presenta un aspecto tan bueno como el que se cuece previamente y ya va en el gusto prepararlo de una u otra manera.

Con la diferencia de que lo embotamos en crudo el resto es igual que cuando lo cocemos, únicamente que al cocer los botes en la olla a presión lo cocinamos quince minutos más.

Ingredientes:
Bonito
Aceite de oliva
Sal

Le sacamos la piel, las espinas y las partes oscuras (sangacho).
Lo lavamos y lo secamos bien con papel de cocina.
Lo salamos y cortamos en trozos más o menos adaptados a los botes.
Lo metemos en los tarros (previamente hervidos con sus tapas durante veinte minutos) con un poco de aceite en el fondo y acabamos de rellenarlos de aceite, que cubra el bonito pero que no llegue a los bordes.
Los cerramos bien y cocemos, cubiertos de agua, cuarenta y cinco minutos en la olla a presión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario