Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.

miércoles, 28 de mayo de 2014

Flan de chocolate


Hacemos un flan normal (receta aquí) y en el último momento le ponemos dos sobres de azúcar vainillado, una cucharada de cacao puro Valor y mezclamos bien antes de ponerlo en el molde caramelizado.






 La cantidad de cacao la podemos aumentar o disminuir según nuestro gusto, ahora que como es un cacao sin azúcar puede ser que también tengamos que ajustar la cantidad de este último.

domingo, 25 de mayo de 2014

Empanada de mejillones y wakame



Ingredientes:

Masa:                                              
½ vaso de aceite de oliva                           
½ vaso de vino blanco
½ vaso de leche
500 grs. de harina (más o menos)
Sal

Relleno:
700 grs. de cebollas
2 kg. de mejillones
200 grs. de algas wakane frescas (ver aquí)
6 cucharadas de aceite de oliva
Sal

Esta empanada la hice con una masa rápida, sin levadura, que se puede utilizar de inmediato.

Abrimos los mejillones al vapor y los desconchamos.
Cortamos las algas en trozos.
Ponemos el aceite en una sartén y pochamos en él lentamente la cebolla con la sal hasta que esté tierna pero que no tome color. Retiramos y dejamos enfriar.

Calentamos hasta que hierva el aceite, la leche, el vino blanco y la sal. Retiramos del fuego, lo echamos en un bol y dejamos templar. Añadimos la harina y removemos. Cuando se hayan integrado los ingredientes, sacamos la masa del bol y amasamos un poco, añadiendo alguna harina más, si fuese necesario, hasta que se forme una masa que no se pegue a las manos. Dejamos reposar cinco minutos y procedemos a estirarla.
Dividimos la masa en dos partes, un poquito mayor la que vamos utilizar para la base.
Estiramos la de la parte de abajo hasta alcanzar el tamaño deseado, colocamos sobre la bandeja del horno que habremos untado con aceite, ponemos encima la cebolla, luego los mejillones desconchados y por último  las algas. Procurando dejar sin relleno como un centímetro de masa todo alrededor.
Tapamos con la otra parte de la masa y cerramos haciendo un borde. La untamos con huevo batido o con aceite y metemos al horno precalentado a 160º hasta que esté dorada, más o menos media hora.

sábado, 24 de mayo de 2014

Algas


Antiguamente las algas en los pueblos costeros de Galicia se recogían para utilizarlas como fertilizantes. También se usan con fines medicinales y en la industria alimentaria, cosmética  y farmacéutica extraen de ellas una amplia gama de productos que usan como aditivos.
Últimamente las algas están cobrando protagonismo en la cocina; si anteriormente su uso estaba limitado a países asiáticos ahora se van introduciendo poco a poco en muchos de nuestros platos  aportándoles su sabor a mar. Incluso para algunos son el alimento del futuro, debido a su gran poder nutritivo y su bajo aporte de calorías y grasa.
Su consumo hace un par de décadas era mínimo, pero hoy ya las podemos encontrar en restaurantes de lujo y en superficies comerciales a pesar de que  aún no están plenamente implantadas.
Galicia produce y comercializa la casi totalidad de las algas que se venden en España, por la gran cantidad y variedad que existen en sus mares, aunque no todas son comestibles.
Generalmente se venden deshidratadas y las utilizamos para dar un toque a diversos platos, aunque casi nunca como ingrediente principal.
Tienen diferentes sabores y propiedades.
Podemos utilizarlas al natural, hervidas o tostadas dependiendo del uso que les vayamos a dar.
Las que hoy pongo aquí son de las más conocidas,  son frescas y recogidas en la costa gallega, concretamente en Muxía, provincia de La Coruña

Wakame

 
Es de las más conocidas en España, pertenece al grupo de las algas pardas y tiene un suave sabor a mar.                                                                           




La podemos utilizar en ensaladas, como guarnición de pescados y mariscos, revueltos, empanadas y como condimento después de hornearla y triturarla.









Musgo de Irlanda

 
Es un alga cartilaginosa con gran poder espesante. Tiene un alto contenido en yodo.
Después de hervirla podemos utilizarla en ensaladas, revueltos, sopas, rebozada y frita, además de como espesante de salsas.


Espagueti de mar

Pertenece a las algas pardas, con forma de cinta alargada y un suave sabor a marisco,  recuerda el de las almejas o berberechos.
La utilizamos en ensaladas, como guarnición de pescados o mariscos, en tempura como aperitivo y en la elaboración de guisos, sopas y  revueltos. Como condimento después de hornearla y triturarla en mortero.


Nori

Es el nombre en japonés de un gran número de especies de algas rojas. Su uso más conocido es en la elaboración del sushi, pero también se utiliza en otros platos como ensaladas, cremas, revueltos y empanadas.


Aquí está horneada y triturada en mortero para utilizar como condimento.










Codium


Es un alga robusta de color verde intenso, tiene alrededor de cincuenta especies distintas. Es una  de las más utilizadas en cocina, ya sea en guarniciones, arroces, salsas y como condimento. Podemos comerla en crudo, cocerla o freírla.
En Galicia también se conoce por el nombre de fideo, ramallo do mar o carrasca brava.

En las próximas entradas pondré alguna receta con estas algas.

lunes, 19 de mayo de 2014

Fritos de manzana


 Ingredientes:
2 Manzanas  Golden grandes        
3 cucharadas de brandy
4 cucharadas de azúcar
1 cucharada de agua
100 grs. de harina
50 grs de leche
1 huevo
½  sobre de levadura Royal





Pelamos y cortamos las manzanas en trozos medianos, les ponemos el brandy, el agua,  el azúcar y las llevamos al fuego hasta que se ablanden, al principio fuego muy lento para que suelten un poco de líquido y cuando lo hayan soltado ya les damos fuego más vivo para que se vayan haciendo y consumiendo parte del líquido que soltaron. Retiramos y dejamos que se templen.

En un bol ponemos la harina, la leche, el huevo y la levadura.  Removemos bien hasta que no queden grumos, añadimos la manzana, mezclamos y dejamos reposar cinco minutos.


Ponemos una sartén al fuego,  cuando el aceite esté moderadamente caliente con una cuchara vamos poniendo porciones de la masa que tenemos preparada. Dejamos que se hagan por un lado y les damos la vuelta. Cuando estén por los dos lados retiramos a un plato con papel de cocina para retirar el exceso de aceite.
Los espolvoreamos de azúcar glas y los colocamos en el plato de presentación.
A mí me gustan templados, pero fríos también están buenos.

domingo, 11 de mayo de 2014

Salsa para pescados y mariscos a la plancha o a la parrilla.


Es una salsa que se hace en un momento y la utilizo mucho para darle un toque a los pescados y mariscos a la plancha.

Ingredientes:
4 cucharadas de aceite (también puede ser mantequilla)
3 dientes de ajo triturados
Perejil picado
Zumo de dos limones
Sal
Pimienta

Ponemos el aceite a calentar en una sartén, echamos el ajo triturado y cuando empiece a tomar color añadimos el zumo de limón, la sal y la pimienta. Dejamos que de un hervor y agregamos el perejil. Servimos  sobre el pescado o marisco deseado.





Aquí tenemos unas brochetas de langostinos, vieiras y choquitos que hemos napado con esta salsa.

jueves, 8 de mayo de 2014

Ahumados caseros (salmón y bacalao)


                                          




Ingredientes:
200 grs. de lomo de salmón
200 grs. de lomo de bacalao
200 grs. de azúcar
600 grs de sal gruesa
1 cucharada de sal ahumada





Con antelación congelamos el pescado, pues como lo vamos a consumir crudo prevenimos los efectos nocivos del anisakis.
Lo descongelamos y preparamos los lomos, les sacamos las espinas y les dejamos la piel.
El bacalao coge la sal antes que el salmón, de manera que si no queremos que quede demasiado salado si hacemos las dos salazones juntas lo retiraremos antes.
La cantidad de sal ahumada podemos aumentarla o disminuirla según nuestro gusto, deberemos tener en cuenta que tiene un sabor muy fuerte. Incluso si no nos agrada podemos suprimirla.
Mezclamos bien el azúcar con la sal gruesa y la ahumada y cubrimos el fondo de un recipiente, colocamos los lomos de pescado con la piel hacia abajo.



Ponemos otra capa gruesa de sal hasta que quede bien cubierto el pescado.


Tapamos el recipiente y guardamos en la nevera al menos 24 horas, que pueden ser 48, dependiendo del grosor del pescado y de cómo nos gusta que nos quede de duro y salado.

Lo retiramos de la sal. Lo lavamos y secamos bien con un papel de cocina.
Lo cortamos en lonchas finas.

Regamos con aceite de oliva y si queremos aromatizamos con alguna especia.


Si no lo vamos a consumir en el momento, lo guardamos en la nevera cubierto de aceite de oliva.