Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.

domingo, 27 de septiembre de 2015

Higos al horno


Ingredientes:
12 higos
Brandy
Azúcar

Utilizaremos unos higos que no estén demasiado maduros.
Los lavamos, les hacemos unos cortes en cruz por la parte de arriba y los colocamos en un recipiente que pueda ir al horno; rociamos generosamente con el brandy y espolvoreamos un poco de azúcar.
Los horneamos tapados a 180º durante unos quince o veinte minutos, hasta que veamos que están tiernos. También podemos hacerlos tapados en el microondas (yo los hice así), en cuatro o cinco minutos están listos
Colocamos los higos en el recipiente en el que los vayamos a servir; el líquido que nos queda lo ponemos a reducir en una sartén con tres cucharadas de azúcar, hasta que veamos que nos queda un almíbar un poco espeso, que echaremos por encima de los higos.
Servimos calientes o fríos, según nuestro gusto. De las dos formas están buenos.
Podemos acompañarlos de nata montada o queso fresco.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Leche de coco casera


Últimamente están en auge las leches vegetales, sustituyendo en muchas ocasiones a la leche de vaca, bien por intolerancia a algunos de sus componentes, o bien por decantarse por alimentos vegetales en detrimento de los animales.
Cada día aumenta más el consumo de estas leches que principalmente son la de soja (aunque a ésta le empiezan a salir múltiples detractores), la de arroz, la de avena y la de almendra.
La leche de coco tiene diversas aplicaciones en la cocina asiática y caribeña, a pesar de que, tanto el coco como su leche, gozan de una mala reputación a causa de la cantidad de grasas saturadas que contienen.
En su favor hay que decir que estas grasas saturadas son naturales, no creadas artificialmente como las conocidas como grasas trans, que son grasas naturales a las que se adicionan átomos de hidrógeno para espesarlas y que son consideradas peligrosas para la salud.
También tiene grandes cualidades como determinados ácidos antibacterianos que son difíciles de encontrar en otros alimentos, además un alto contenido en sales minerales como calcio, fósforo y magnesio.

Ingredientes:
1 coco de 500g. aproximadamente
½ litro de agua caliente, sin que llegue a hervir.

Aunque podemos comprarla ya hecha, hoy vamos a hacer una leche de coco casera y natural.
Primeramente perforamos dos de los huequitos que tiene el coco para sacarle el agua;
lo dejamos escurriendo sobre un vaso hasta que la suelte toda.
Para pelarlo más fácilmente lo ponemos unos quince o veinte minutos en el horno, lo dejamos enfriar un poco y procedemos a sacarle la cáscara, luego con un pelador o un cuchillo retiramos la piel oscura que lo recubre.
Lo cortamos en trozos, le añadimos el agua caliente y lo trituramos hasta que quede lo más fino posible.
Yo pongo medio litro de agua pero es orientativo, depende de lo concentrada que queramos hacer la leche, de modo que aumentaremos o disminuiremos esa cantidad adaptándola a nuestro gusto.
Lo colamos con un colador grande, apretando bien la pulpa para recoger la mayor cantidad de líquido.
Le añadimos el agua de coco que habíamos recogido al principio y lo volvemos a colar por un colador muy fino, yo utilizo un colador normal al que le pongo por encima una gasa esterilizada de las que venden en la farmacia.
Ya tenemos la leche de coco lista.


Los restos de coco, que nos sobraron al colarlo, podemos reutilizarlos en diversos postres como si fuese coco rallado, que aunque no tienen tanta potencia  aún conservan mucho sabor.
También podemos secarlos en el horno a baja temperatura y, si no los vamos a usar inmediatamente, guardarlos en una bolsa en el congelador para rebozados  o para decorar algún pastel o tarta.

sábado, 12 de septiembre de 2015

Ensalada de remolacha y pepino


Es una ensalada sencilla cuya única particularidad es que está hecha con productos gallegos, regalados por unos amigos, de su huerta, y que son totalmente ecológicos  y frescos.

Ingredientes:
Remolacha roja
Pepino
Tomate
Lechuga
Cebolla
Zanahoria
Aceite de oliva
Vinagre de manzana
Sal gruesa

Con antelación cocemos las remolachas, las ponemos en una olla cubierta de agua y las mantenemos al fuego hasta que al pincharlas con un cuchillo notemos que están blandas. Las retiramos del agua y dejamos enfriar. Si no las vamos a usar ese mismo día las guardamos en la nevera.
Montamos la ensalada cortando rodajas finas de pepino (yo no lo pelo, pero eso ya va en gustos) y medias lunas de remolacha, las colocamos en una fuente. Adornamos alrededor con algo de lechuga y tomate y por encima del conjunto decoramos con cebolla y zanahoria rallada.
Aliñamos con aceite y vinagre, por último le ponemos sal gruesa.