Pincha sobre las fotos para aumentar su tamaño.
Generalmente las cantidades son para cuatro personas.

domingo, 29 de enero de 2017

Francesinha


La francesinha es un sándwich que está considerado como uno de los mejores del mundo.
Es típico de Portugal, concretamente de la ciudad de Oporto.
Se sirve acompañado de una salsa especial y también es frecuente que lleve patatas fritas caseras y que se cubra con un huevo frito.


Aunque hay variaciones en sus ingredientes, los más significativos son:
2 rebanadas de pan de sándwich           
1 loncha de jamón cocido
2 salchichas frescas                                               
2 lonchas de bacon
1 filete de cerdo o ternera
3 o 4 lonchas de queso que funda bien
1 huevo (opcional)
Para la salsa:
Una cebolla mediana
1 diente de ajo
400 grs. de tomate triturado
1 bote de cerveza
1 hoja de laurel
Concentrado de carne (puede ser una pastilla de caldo)
1 cucharadita de café de maizena
½ vaso de vino blanco
Un chorro de brandy
Una o dos cayenas, según lo que nos guste el picante
Tres o cuatro cucharadas de aceite

Primero hacemos la salsa, en un poco de aceite sofreímos la cebolla y el ajo, añadimos el tomate triturado. Dejamos cocinar unos minutos e incorporamos la cerveza, el vino, la cayena,  el brandy, el laurel y el cubito de carne. Dejamos al fuego durante quince o veinte minutos, hasta que vaya reduciendo, le añadimos la cucharita de maizena disuelta en un chorrito de leche, esperamos que vuelva a hervir y apagamos el fuego.
Pasamos la salsa por la batidora de brazo o por el chino, dependiendo de como nos guste que quede de fina. La reservamos.
Ponemos a calentar el horno a 200º, tostamos el pan, pasamos por la sartén el bacon, las salchichas y el filete. Montamos el sándwich, lo colocamos sobre una bandeja de horno y lo cubrimos por todas partes, menos por abajo, con lonchas de queso.
Lo introducimos en el horno hasta que el queso se funda, pero que no se ponga duro.
Lo napamos con la salsa y lo servimos acompañado  de patatas fritas y un huevo frito encima del sándwich.

viernes, 27 de enero de 2017

Morcilla dulce gallega con manzana asada.


En las matanzas del cerdo lucenses antiguamente se elaboraban unas morcillas dulces con manzanas, piñones, arroz… que después de cocinados se embutían en las tripas gruesas del cerdo y se secaban del mismo modo que los chorizos. Esa tradición se fue perdiendo aunque me supongo que aún habrá alguna casa que las siga elaborando.
Ahora las que únicamente se consiguen, y no en gran medida, son las que se comercializan elaboradas con sangre, pan, pasas, cebolla, azúcar… embutidas en tripa sintética y en forma de “U”, que en poco se parecen a las que recuerdo de mi niñez.
Aunque la receta es de lo más simple la incluyo en el blog para recordar las morcillas dulces gallegas, últimamente muy olvidadas.

                                                             





Ingredientes:
Morcilla dulce gallega
Manzanas Granny Smith
Aceite de oliva suave







A mí me gusta acompañarla de manzanas, no muy dulces, ligeramente asadas que con su punto de acidez contrastan con el dulzor de la morcilla y que para mi gusto se complementan perfectamente.

Ponemos las manzanas en cuartos y las asamos sin que se queden demasiado blandas.
Cuando estén casi a punto freímos la morcilla, para eso la cortamos en rodajas medianamente gruesas, les retiramos la piel y las ponemos a freír en una sartén con un poco de aceite de oliva. Primeramente por un lado, les damos la vuelta y freímos por el otro.
Retiramos y servimos acompañada de las manzanas.

domingo, 22 de enero de 2017

Calçots en tempura


Estamos en plena temporada de calçots y aunque la manera más tradicional de comerlos es asándolos al fuego, también podemos prepararlos de otras formas distintas, que no por eso dejan de estar deliciosos.








Ingredientes:
Calçots      
Harina de tempura
Agua fría
Sal
Aceite
Salsa romesco (receta aquí)





Sacamos las capas exteriores de los calçots, los lavamos y los cortamos.
Los cocemos al vapor hasta que estén casi a punto. Dejamos enfriar.
Hacemos una pasta con el agua bien fría, la harina de tempura y la sal necesaria. Pasamos los calçots por la pasta de tempura y los freímos en aceite bien caliente.
Los servimos recién fritos acompañados de una salsa romesco.

Lubina salvaje al horno



En esta receta la lubina la podemos sustituir por otro pescado como dorada, besugo, merluza... incluso si queremos la podemos hacer con filetes de pescado, en ese caso tendremos en cuenta hornearlo durante menos tiempo, con ocho o diez minutos es suficiente dependiendo del grosor de los filetes.

Ingredientes:
1 lubina de 1y ½ kg.
4 patatas medianas
1 cebolla grande
2 dientes de ajo
2 tomates
1 vasito de vino blanco
8 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharadita de pimentón dulce
Un chorrito de vinagre

Pelamos y cortamos las patatas en rodajas, las ponemos en una bandeja de horno con la cebolla en juliana, sal y rociadas de aceite de oliva.
Las cocinamos a 200º tapadas con un papel de aluminio.
Cuando estén casi hechas les ponemos los tomates pelados y en rodajas, regamos con un vasito de vino blanco y colocamos encima la lubina que habremos salado con anterioridad, por dentro y por fuera.
Cocinamos quince o veinte minutos, le sacamos la espina, la volvemos a colocar sobre las patatas y echamos por encima un refrito que habremos hecho con los ajos fileteados, ocho cucharadas de aceite, el pimentón y un chorrito de vinagre.
Servimos recién sacada del horno.

sábado, 21 de enero de 2017

Tortilla al ron


Hace unos años era un postre muy popular en Galicia, últimamente ya no es frecuente verlo en las cartas de los restaurantes ni en las comidas familiares. Se fue perdiendo porque yo creo, que aunque no es complicada su elaboración, tiene el inconveniente de que hay que hacerlo al momento de servirlo y que tampoco es apropiado cuando hay niños en la mesa, pues a pesar de que el ron va quemado aún tiene una alta concentración de alcohol.

Ingredientes:
3 huevos
1 cucharada de azúcar
2 cucharadas de azúcar glas
Ralladura de limón
8 cucharadas de ron
1 cucharadita de mantequilla




Batimos los huevos con el azúcar y la ralladura de limón hasta que estén bastante espumosos. Calentamos una sartén (de unos 20 cm. de diámetro), echamos la mantequilla y antes de que se nos queme ponemos los huevos, cuando empiecen a cuajar les damos unas vueltas para que la tortilla quede más gruesa.









Luego la envolvemos como una tortilla francesa.











La colocamos en la fuente de servir, espolvoreamos encima el azúcar glas.















Con un soplete o un hierro caliente  lo quemamos.




Rociamos con el ron caliente y le prendemos fuego.





A poder ser la presentamos en la mesa antes de que las llamas se apaguen.

lunes, 16 de enero de 2017

Hojaldre de bacalao


Ingredientes:
1 lámina redonda de hojaldre
2 cebollas medianas
½ pimiento rojo
Azafrán o colorante
250 grs. de bacalao desmigado y desalado
Aceite de oliva
Sal
1 huevo para pintarlo

En un poco de aceite y a fuego muy suave pochamos la cebolla y el pimiento picados hasta que estén muy blanditos. Les ponemos el colorante o azafrán y la sal.  Lo echamos sobre un colador y dejamos que se enfríe y escurra todo el aceite. Este aceite lo guardamos que nos sirve para echar a cualquier guiso.
                                                                                          




Sobre la mitad de la lámina de hojaldre colocamos la cebolla con el pimiento y le añadimos por encima el bacalao, mezclándolo un poco con la cebolla.









Doblamos el hojaldre y cerramos el borde con un tenedor como si fuese una empanadilla.




 



Pinchamos toda la parte superior para evitar que suba y pintamos con huevo batido.





Cocinamos en el horno, que tendremos caliente a 180º, durante más o menos veinticinco o treinta minutos, el tiempo dependerá del horno, de manera que estaremos pendientes para evitar que se queme.



jueves, 12 de enero de 2017

Calçots al horno


Hoy he conseguido calçots, tenía muchas ganas de prepararlos pero hasta ahora nunca los había visto por aquí a la venta.
Lo ideal sería hacerlos al fuego pero como me resulta más difícil he optado por el horno, no es lo mismo pero también están muy buenos.


Ingredientes:                                           
24 calçots
Salsa:
1 tomate
14 almendras
6 avellanas
½ rebanada de pan frito
2 dientes de ajo
1 cucharita de postre de pulpa de ñora
75 ml. de aceite de oliva
Vinagre al gusto (opcional)
Sal

Esta cantidad de salsa es suficiente para unos veinticinco calçots, según la cantidad de ellos que vayamos a hacer duplicaremos o triplicaremos los ingredientes. Siempre es mejor que nos sobre ya que se conserva en la nevera varios días y va muy bien con carnes y pescados a la plancha o a la parrilla, incluso está muy buena solamente con pan tostado.
La salsa debe quedar espesa, que al introducir el calçot se quede adherida a él, que no se resbale; pero si nos quedase demasiado densa la aligeramos con un poco más de aceite.

Hacemos la salsa con antelación.
Freímos la media rebanada de pan, tostamos las almendras y las avellanas.
Asamos en el horno el tomate y los dientes de ajo, si preferimos podemos asarlos en la sartén a fuego bajo. Dejamos enfriar.
Pelamos el tomate y los ajos, trituramos juntos todos los ingredientes hasta que resulte una salsa fina. Reservamos en la nevera.

Sacamos la capa exterior de los calçots, los lavamos y secamos.


Calentamos el horno a 200º, yo lo puse con turbo y calor arriba y abajo. Colocamos los calçots extendidos sobre la rejilla, con una bandeja debajo porque al final de la cocción sueltan jugo.
Horneamos sobre treinta minutos (hasta que veamos que empiezan a soltar líquido), los envolvemos en papel de aluminio y los dejamos reposar otros diez minutos.
Los comemos antes de que se enfríen, retirándoles la capa exterior y mojándolos en la salsa.

Estas fotos son de una degustación de calçots en un restaurante.









Si los hiciésemos al fuego no hay que lavarlos ni sacarles ninguna capa, los asaríamos directamente, luego al retirarlos los envolveríamos en papel de periódico, los meteríamos en una bolsa de plástico para que acabaran de hacerse y no se enfriasen hasta el momento de comerlos.
Se sirven sobre una teja.





Calçotada en Baqueira


viernes, 6 de enero de 2017

Tiramisú


Hay muchas opiniones acerca de los ingredientes que lleva el tiramisú, yo lo hago con los que a mi parecer se ajustan más al tradicional postre italiano.
Esta receta es apropiada para servirlo en recipientes individuales ya que cuando lo hago en formato tarta prefiero utilizar otra receta (receta aquí) adaptada a mi gusto y a conservar la forma adecuada.
Con estas cantidades salen cuatro raciones.




Ingredientes:
Cuatro bizcochos de soletilla
3 huevos
250 g. de queso mascarpone
Café azucarado
80 g. de azúcar glas
Vino o licor a elegir
Cacao amargo



Hacemos un café fuerte, lo azucaramos y le ponemos el licor de nuestra preferencia (Amaretto, vino Marsala...), yo le puse licor de guindas.
Separamos las claras de las yemas, ponemos las claras a punto de nieve con la mitad del azúcar glas y la otra mitad la batimos con las yemas hasta que blanqueen, añadimos el queso y cuando esté todo bien mezclado vamos incorporando las claras con movimientos envolventes, para evitar que se bajen.
Generalmente se van poniendo capas de bizcocho y crema, yo prefiero poner una única capa de cada.
Mojamos los bizcochos con la mezcla de café y licor y los ponemos en el fondo de las copas, luego con una manga pastelera echamos la crema.
Guardamos en la nevera.
En el momento de servirlo, para evitar que se humedezca, espolvoreamos con cacao amargo.